Respeto

Sigo tropezando con la piedra
incendiar cerebros es su culpa
si vendo mi alma por lujuria
si el diablo juega en mi interior
el respeto a uno mismo
no es la transa de nadie
si miro siempre a los ojos
no hace falta aclarar
es posible
dulce es el sabor de la venganza
lo que mata es la felicidad
pensamientos muertos de un enfermo
al que trato siempre de esquivar

< Volver